GuidePedia

0


Para un jugador de fútbol, renunciar a jugar implica grandes consecuencias... una menor promoción, menos popularidad, perder la oportunidad de desarrollarse laboralmente... ¡al igual que un trabajador común! Esto podría ser la historia de Totti, quien en su autobiografía exclusiva cuenta que renunció a participar por no disgustar a su mujer que pensaba de manera contraria.

Según sus propias palabras: "Decir no fue durísimo, me quedé sobre todo por Illary. Habíamos empezado a salir poco antes y a mí las relaciones a distancia no me gustan. Antes o después terminan siempre."

El Real Madrid no es al único equipo que le dijeron que no, ya que también le dio plantón al AC Milan. Según él: "En aquella ocasión el no fue de mi familia, sobre todo de mi madre. Era aprensiva, posesiva y mi padre trabajaba hasta tarde. Siempre estaba detrás de mí, no quería que me alejase. Me quería todo para ella" ¿Te sorprenden estas declaraciones? ¡Comparte!


Publicar un comentario

 
Top