GuidePedia

0

La muerte súbita en el deporte está ocurriendo de manera totalmente inesperada y espontánea, dejando aún así cifras muy pequeñas de su aparición. Normalmente todos los jugadores que la sufren han tenido de 15 a 25 años. Partiendo en una edad en la que deberían estar realizándose profesionalmente.

El último caso de un jugador fallecido de causas naturales por muerte súbita, ha sido Nacho Barberá, quien con 15 años ha tenido que irse por una parada cardiorrespiratoria. Como ves, la polémica está servida, ya que muchos todavía están pensando en denunciar ante los organismos pertinentes la condición de no poseer herramientas que eviten este horrible suceso.

Se pide desde algunos grupos futbolísticos, la buena información y la formación, para que en caso de que sucedan emergencias sanitarias todo ocurra a la perfección, salvando a la persona que está en peligro antes de que se la lleve la vida. ¡No te olvides de compartir!


Publicar un comentario

 
Top