GuidePedia

0

Messi ha tenido que llegar al extranjero para que lo traten de manera no adecuada. Al parecer unos seguidores del River llegaron de manera instantánea al aeropuerto a donde iba a llegar Messi para esperarlo y agredirlo verbalmente y con un escupitajo, que no fue del agrado de los transeúntes y por supuesto del jugador, quien se sintió violento.

Una vez más, esto demuestra como los equipos y sus fans han conseguido llegar al límite, cruzando una fina línea entre lo que se puede hacer y lo que es peligroso para el buen funcionamiento de las leyes deportivas. De nuevo, la violencia está ligada al juego y eso no gusta a los espectadores inteligentes.

Ya que siempre hay más oportunidades de que se queden en las puertas de los estadios, por miedo a ser agredidos y a que el juego se vea comprometido por el alto rendimiento físico de estos aficionados, que llevan su amor por el equipo a un extremo que no se puede consentir.


Publicar un comentario

 
Top