GuidePedia

0

Después de varias semanas de incertidumbre, ya conocemos la decisión de la Federación Internacional de Automovilismo frente a la apelación de la escudería Red Bull para la retirada de la descalificación de Daniel Ricciardo en el pasado Gran Premio de Australia. Y su respuesta, como ya era de esperar, es que la sanción se mantiene y por tanto Ricciardo será eliminado del segundo puesto que el piloto obtuvo en la primera carrera del Mundial de Fórmula 1 de este año. La noticia ha sentado como un jarro de agua fría a la escudería Red Bull, al propio piloto y a la afición de este gran deporte.

Recordemos que la sanción impuesta al piloto de Red Bull se debió a que los comisarios de la carrera se percataron de que el indicador de flujo de combustible de Ricciardo mostraba que su vehículo había superado el caudal de los 100 kilos por hora, un límite impuesto esta temporada por la FIA para reducir la potencia de los monoplazas con lo cual el coche del australiano tenía una clara ventaja frente a los demás, a pesar de lo cual termino llegando en segundo puesto.

Por su parte, desde Red Bull seguían insistiendo en que esta tecnología es demasiado nueva como para no cometer errores y en esto se basa su defensa, alegando que el dispositivo de medición del flujo hizo lecturas erróneas. Pero lo que no pueden desmentir es que los comisarios lanzaron sendos avisos a la escudería durante la carrera a los que Red Bull hizo caso omiso en todo momento.

Publicar un comentario

 
Top