GuidePedia

0
Como ya pudimos observar en los test de Fórmula 1 celebrados en las semanas pasadas, el monoplaza de Red Bull no estaba quedando a la altura ni de las expectativas ni de lo necesario para competir con alguna posibilidad de ganar. El propio Sebastián Vettel ya había declarado que este Mundial promete ser más duro que los anteriores ya que ha visto reducidas sus ventajas frente a otros pilotos. Algo que por otro lado viene muy bien ya que podremos ver de qué pasta esta echo realmente el tetracampeón alemán.

Pero como viene siendo costumbre en Red Bull, han querido arriesgar el todo o nada y en una verdadera carrera a contrarreloj, la escudería de Milton Keynes ha rediseñado el RB10 a pesar de no tener tiempo para probar que el nuevo coche funcione en los circuitos. Por tanto, Red Bull se estrena este fin de semana en Australia con un vehículo nuevo que no han podido probar y Sebastián Vettel ya comienza a tener dudas acerca de su funcionalidad. Parece que el campeón no las tiene todas consigo en esta nueva temporada.

Por su parte, Daniel Ricciardo, el nuevo compañero de Vettel también ha mostrado su total desánimo y falta de confianza en que este nuevo modelo de monoplaza será útil en la primera carrera que se disputa este fin de semana. Y mientras tanto, desde Renault acusan a Adrián Newey de haber optado por un diseño demasiado extremo mientras que confían rotundamente en la calidad de sus nuevos motores.

Publicar un comentario

 
Top