GuidePedia

0

A pesar de tratarse de uno de los fichajes deportivos más caros de la historia del futbol español, el gales Gareth Bale no ha demostrado estar muy en forma desde que llego a las filas del Real Madrid. Si hacemos memoria, antes de aterrizar siquiera en España el jugador ya llegaba con una ligera lesión en el muslo que aunque no resultara seria, si le obligo a quedarse en el banquillo durante los primeros partidos de la temporada. Pero que a estas alturas la cosa no haya cambiado mucho, ya tiene a los hinchas del club blanco bastante nerviosos.

Para la afición el fichaje de Bale ha sido el mayor error que se haya podido cometer, ya que el jugador prácticamente no se ha lucido en el campo y lo único que se está sacando en claro es que se pasa más tiempo en la consulta del médico que tocando balón. El jugador continúa con molestias y ya es la quinta vez que ocurre algo similar desde que llego al Real Madrid. En resumidas cuentas el jugador solo ha disputado el 57% de los minutos posibles en el campo de juego, sinceramente la afición tiene motivos para estar nerviosa.

La lesión que mantiene a Bale en este estado casi permanente de banquillo, es una contractura en el gemelo que lleva arrastrando desde el encuentro de Liga contra el Granada y fue producida por una patada de Murillo en su entrepierna. Entre gripes, protrusiones, sobrecargas y contracturas, el joven futbolista se está ganando una fama bastante mala para el dinero que ha costado tenerle entre las filas del Real Madrid.

Publicar un comentario

 
Top